La Democracia Española aprueba con una nota de seis

democraciaTeruel, 9 Julio´09.- La democracia española pierde nota con respecto al año anterior. En concreto dos décimas menos que en 2008 cuando obtuvo una nota de 6,2. La principal culpable de este descenso no ha sido otra que la repercusión social de la tan traída y llevada crisis que atraviesa nuestro país. Así lo han puesto de manifiesto hoy en la Universidad de Verano de Teruel,  el ex ministro Juan Manuel Eguiagaray y el periodista Joaquín Estefanía que han sido los responsables de presentar la tercera edición del Informe sobre la Democracia en España que publica cada año la Fundación Alternativas. 
El director del Laboratorio de Alternativas, el que fue ministro de Administraciones Públicas de 1991 a 1993 y ministro de Industria y Energía de 1993 a 1996, Juan Manuel Eguiagaray, ha explicado que la puntuación concedida a la democracia se obtiene de las contestaciones a sesenta preguntas por parte de distintos especialistas.  El objetivo último de este informe es “presentar un buen análisis para el debate público con el fin de que la política de nuestro país sea cada vez mejor”, ha indicado Eguiagaray quien ha calificado el documento como una “auditoría a la democracia”.
La Democracia no es un concepto inamovible y, por ello, cada año se analizan y evalúan distintos aspectos que tienen que ver con ella, como los índices de corrupción, la situación del mercado energético y las tendencias sobre la distribución de la renta y la riqueza en España.
Joaquín Estefanía, periodista, director del diario El País entre 1988 y 1993, y en la actualidad director de la Escuela de Periodismo UAM-El País además de colaborar con la Cadena Ser, TVE y El País ha explicado que por vez primera este informe se presenta en el marco  de un seminario que con el título “La democracia española a examen”, ha reunido en la Universidad de Teruel a jóvenes politólogos y expertos de toda España.
El periodista considera que la democracia española ha disminuido su nota en dos décimas en 2009 con respecto a 2008 debido a los efectos sociales de la crisis económica de España. Hace tres años se centró en la crispación y la confrontación entre el PSOE y PP y el año pasado analizó la proyección que esa situación había tenido en las urnas.
La principal conclusión del informe es que no se podrá superar la crisis en tanto en cuanto  no se lleve a cabo una política de “sacrificios compartidos”, es decir que todos los agentes de la sociedad se impliquen para luchar con eficacia contra la crisis, ha subrayado Estefanía.
Erradicar la crisis del parlamentarismo, la cierta desafección de los ciudadanos a las instituciones y propiciar mecanismos que estimulen la participación ciudadana, son retos que tiene por delante la Democracia española, ha indicado Ignacio Urquizu, subdirector de la Fundación Alternativas.