La UVT apuesta por la educación inclusiva también en los grupos sociales más desfavorecidos

Teruel, 8 de julio de 2010- El 2010 ha sido declarado por la UE como “Año Europeo de la lucha contra la pobreza y la exclusión”. Son muchas las razones que impiden a algunas personas alcanzar el pleno ejercicio de sus derechos como ciudadanos: género, pobreza, discapacidad, entornos sociales y culturales desfavorecidos… para evitar la exclusión social de estos grupos los docentes del curso de la “Escuela Inclusiva” apuestan por la integración de los sectores más desfavorecidos.

 Para analizar estas problemáticas, revisar las políticas diseñadas al respecto y para plantear propuestas nuevas, se imparte durante esta semana, el Curso “La escuela inclusiva: educar para no excluir” con el fin de transmitir a los alumnos que la propuesta de una escuela inclusiva es el primer paso para alcanzar una sociedad igualmente inclusiva donde la diversidad no sea un obstáculo para conseguir la equidad  y donde la suma de las diferencias enriquezca la convivencia.

 El curso dirigido por el Profesor de la Universidad de Valencia D. Manuel López Torrijo dedica una atención especial a la situación de los alumnos y las personas con discapacidad, presentando sus necesidades, limitaciones y capacidades para conseguir su inclusión educativa y su participación social. “Es una tarea que afecta, implica y beneficia a toda la comunidad educativa,” -explica el Profesor Manuel López- “de la misma manera que toda la comunidad debe comprometerse para conseguir una sociedad cohexionada y equitativa”. En este sentido, y junto con el Profesor José Antonio de Barrio de la Universidad de Cantabria, se van a analizar los enfoques de una educación inclusiva en alumnos con déficit sensoriales, las relaciones entre cognición genética y discapacidad, algunos síndromes específicos, las problemáticas que afectan a las familias con discapacidad, así como experiencias punteras de viviendas familiares para adultos con discapacidad intelectual.

 El segundo tema central del curso son los alumnos excluidos del sistema por vivir en entornos culturales, familiares o sociales desfavorecedores para ellos. Inmaculada Panera, técnico de la Consellería de Educación de la Comunidad Valenciana y el Catedrático de la Universidad del País Vasco D. Amando Vega presentaron las claves para una intervención educativa que afronte la marginación y la exclusión social de estos alumnos, aminorando sus riesgos de fracaso escolar y ofreciendo la alternativa de una escuela basada en la equidad, que garantice una educación plena y de calidad. Inmigrantes, minorías étnicas y culturales, alumnos con desarraigo familiar, con problemas de conducta, la violencia en los centros escolares, incorporación al mundo laboral, absentismo escolar,… son temas habituales en las escuelas y que van a configurar la sociedad que del futuro.

 Además de las ponencias centrales se organizaran tres actividades en torno al tema que aborda el curso: La primera se trata de una mesa redonda celebrada como conclusión del estudio de la discapacidad en la que María López en representación de Bonaventura (Asociación de jóvenes con déficit auditivo), y Pilar Gadea y Maria del Mar Galcerán de Asindown (Valencia) presentarán sus propias experiencias y vivencias personales y asociativas, como personas y familiares con discapacidad.

 Una segunda mesa, prevista para el viernes por la mañana, presentará los programas, inquietudes y retos de futuro que frente a la exclusión educativa y social ofrecen las Consejerías de Educación y de Bienestar Social y Familia, junto a tres ONGs turolenses emblemáticas: Cruz Roja, Cáritas y ASA.

 Para concluir el curso de verano, D. José Ángel Giménez presentará un adelanto del Plan Integral de la Infancia y la Adolescencia que el Gobierno de Aragón está proyectando para los próximos 2010-2013, como respuesta educativa y social.