Archivo del 13 Septiembre 2010

La escritura muestra el desarrollo emocional de los niños y los problemas de los adolescentes

grafologíaTeruel.- Desde este lunes y hasta el miércoles, la Universidad de Verano de Teruel acoge el curso “El conocimiento del niño por la escritura. Grafología aplicada a la escritura de niños y adolescentes” en el que 34 alumnos están aprendido a valorar el desarrollo emocional del niños y a comprender los problemas de los adolescentes a través de la escritura.

La directora del curso y grafóloga, Amparo Botella, ha explicado que esta propuesta de la UVT se ha organizado como un taller práctico que se centra en enseñar el manejo de un manual que es “la biblia de la grafología” para que cuando los alumnos se enfrenten al caso de un niño en concreto a través de su grafología sepan analizar y sacar conclusiones de su personalidad y valorar su grado de desarrollo afectivo, intelectual o psicomotórico.

“La escritura es un elemento de evolución y su análisis se basa en unos patrones establecidos por edades”, tal y como ha indicado la directora del curso, quien ha continuado diciendo que si no se llega o se superan los límites establecidos por esas estadísticas los grafólogos lo pueden interpretar. “Si se detecta un retraso en el niño del tipo que sea los especialistas en la materia deberán actuar y si se descubre que el pequeño está más adelantado que los de su edad se deberá descubrir si se está aprovechando toda su capacidad”, ha añadido Botella.

Asimismo, a través de este curso con la escritura de los adolescentes se puede saber cómo están viviendo esa etapa tan “complicada” de la vida y comprender los problemas que están atravesando.

La directora del curso ha puesto de manifiesto la existencia de la reeducación gráfica tanto en niños como en adolescentes que puede llevarse a la práctica dependiendo del grado de desarrollo emocional y de la motricidad.

En cuanto al número de participantes, Amparo Botella ha asegurado que están muy satisfechos con los 34 inscritos que ha logrado aunar el curso porque “pensábamos que como mucho se apuntarían 30, pero lo hemos superado”. Entre los alumnos hay estudiantes y profesionales de Educación Infantil, Pedagogía y Psicología.

La grafóloga ha concluido asegurando que la impresión que se ha llevado del grupo en la primera jornada de trabajo ha sido buena porque “hemos analizado dos garabatos y todos han sabido profundizar y llegar al resultado”.

Aumentar la calidad de vida de los enfermos de cáncer a través de la historia sonora-musical de sus vidas

musicoterapia 2Teruel.- La Universidad de Verano de Teruel se enfrenta a una semana cargada de actividad en la que se van a desarrollar seis cursos. Uno de ellos, que ha comenzado esta mañana y lleva como título “Musicoterapia: Cuidados paliativos y oncología”, ha aunado en la capital mudéjar a 31 estudiantes y profesionales sanitarios de todo el país, entre los que se encuentran médicos, enfermeras, psicólogos y familiares de enfermos de cáncer.

La directora del curso, Ana Isabel Ripa ha mostrado su satisfacción por la acogida que ha tenido esta primera edición del curso de Musicoterapia en Oncología que cuenta con un nutrido grupo de profesionales sanitarios y musicólogos.

La musicoterapia trabaja en base a la historia sonoro-musical de cada persona, según ha explicado la directora del curso que es Músico y Musicoterapeuta. “El paciente o sus familiares nos ayudan a conocer la historia musical de los enfermos, es decir, la música que ha sido importante en su vida desde el embarazo hasta la actualidad, si es posible”, ha explicado Ripa.  

El curso que concluirá el 16 de septiembre, tiene como principal objetivo acercar la musicoterapia a todo tipo de personal relacionado con la medicina paliativa en Oncología para que puedan aplicar esta herramienta en su trabajo presente o futuro. En estos tres días, los alumnos también reflexionarán sobre la profundidad de la terapia en el arte.

“La música no cura a los enfermos de cáncer pero sí ayuda a llevar mejor el tratamiento y así, aumentar su calidad de vida”, tal y como ha aclarado Ana Isabel Ripa.

Asimismo, conocer las necesidades, incluyendo las espirituales, de las personas ante situaciones de grandes cambios vitales, especialmente ante la muerte, y entender el papel de la música y la musicoterapia en estas situaciones, son otros fines del curso de la UVT. “La Musicología ayuda a superar el duelo a los familiares y amigos, e incluso a encarar la muerte a los enfermos, afianzando ese vinculo existente entre ellos”, ha desgranado la directora.