Arranca el curso de grafología aplicada a la escritura de niños y adolescentes

Teruel, 29 de junio de 2011DSCN0682 .- La hiperactividad en los niños o la dificultad para asimilar determinadas situaciones familiares, así como los trastorno como la anorexia, se pueden detectar a través de la escritura. Este es uno de los objetivos que persigue el curso “El conocimiento del niño por la escritura. Grafología aplicada a la escritura de niños y adolescentes” que se imparte en la Universidad de Verano de Teruel y en el que hay más de 40 alumnos matriculados, a pesar de que el número de plazas era 25, “pero este año se están desbordando todos los cursos ofertados en la UVT”, ha comentado Amador Marín, director de la Universidad de Verano. El curso, de 20 horas,  comienza hoy miércoles, día 29 de junio y se desarrollará hasta el viernes, 1 de julio.

CONTENIDOS

Esta mañana, además de la presentación del curso, se ha desarrollado la ponencia sobre el gesto gráfico, el acto de escribir y su relación con el cerebro.

Por la tarde, El garabato. La primera escritura y Las etapas del desarrollo de la escritura centrarán los contenidos del curso.

Mañana jueves,  las 9 horas empezará la ponencia sobre el Desarrollo de la personalidad, y tras el descanso, a las 11,30 horas, se abordará La escritura del niño en el espacio. Por la tarde, a las 16 horas, continuará el curso con el tema, El trazo en la escritura infantil y a las 18,30 horas, se hablará sobre La creación de la forma.

Por último, el viernes, día 1 de julio, la jornada comenzará a la 9 horas con la ponencia El dominio del movimiento, y a las 11.30 horas, se abordará uno de los temas principales del curso con La personalidad en la escritura. Las señales de alarma en la escritura.

OBJETIVOS

La directora del curso, Amparo Botella de Figueroa, ha explicado que a través de la escritura se pueden detectar distintos problemas en el desarrollo de los niños y adolescentes o sus conductas. “Puede haber un niño que sin ser hiperactivo sea muy temperamental y que no se haya detectado en su familia y que tenga problemas de atención o al contrario, un pequeño que parece hiperactivo y tiene problemas de conducta, la escritura lo que va a mostrar es que quizá es una reacción a una situación que no está sabiendo asumir”, ha comentado Amparo Botella.

Amparo Botella ha comentado que existen una tablas en las que se muestra la forma que debe tener la letra de un niño según su edad, y alerta de problemas en el desarrollo cuando se ve cómo se descoloca mucho la letra, “cuando nos presenta que un niño de 10 años escribe como uno de 6 y quizá está viviendo con ansiedad o no está madurando afectivamente de forma normal”, ha precisado.

En el caso de la adolescencia, “la escritura también es muy interesante en esta etapa por ser una época de muchos cambios”, y una escritura con un grafismo demasiado perfecto “en una niña de 16 años podría desvelar un exceso de fijación en la imagen que podría desembocar en una anorexia o trastornos similares”, ha apuntado Amparo Botella.

Por otro lado, Amparo Botella también ha hablado sobre la letra de los niños zurdos, “a quienes les cuesta más adquirir una buena escritura y tardan más en escribir bien porque el niño zurdo empuja el útil de escritura y además, emborrona lo escrito, y adquiere posturas corporales que le pueden provocar dolor de espalda”, y  “el mundo de la escritura está hecho para diestros”, ha asegurado.

ESCRITURA E INFORMÁTICA

“La escritura es una herramienta de comunicación y es cultura pero desgraciadamente se está perdiendo”, ha explicado Botella, quien ha comentado que actualmente se piden más trabajos a los niños escritos en el ordenador. Ahora la escritura a mano, según ha asegurado Botella se queda más en la esfera de lo privado, ya no es el único vehículo para comunicarse ya que las nuevas tecnologías han aportado otras herramientas de comunicación que evitan que “se tenga que hacer la letra tan legible como en el siglo pasado, ahora hay máquinas de escribir y ordenadores”. “Ahora se hace menos caligrafía que antes”, ha afirmado.

Además, Amparo Botella ha hablado sobre la evolución de la escritura “que cambia día a día llevada sobre todo por modas, tanto colectivas como en grupos más reducidos, evoluciona por hábito y por estética”.