Archivo de Abril 2014

Memoria del Apartheid. 7ª proyección (19 de mayo)

‘Adiós Bafana’ (Goodbye Bafana) de Bille August, 2007
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 19/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
ADIÓS BAFANA (Goodbye Bafana)
País: Alemania-Francia-Bélgica-Sudáfrica-Italia-Reino Unido-Luxemburgo Año: 2007 Duración: 118 min. Color

Dirección: Bille August.
Guión: Greg Latter y Bille August basado en el libro “Goodbye Bafana” de James Gregory y Bob Graham.
Fotografía: Robert Fraisse.
Música: Dario Marianelli.
Diseño de producción: Tom Hannam.
Dirección artística: Jonathan Hely-Hutchinson.
Decorados: Zaan De Villiers.
Vestuario: Diana Cilliers.
Montaje: Hervé Schneid.
Intérpretes: Joseph Fiennes, Dennis Haysbert, Diane Kruger, Patrick Lyster, Shiloh Henderson, Tyrone Keogh, Megan Smith, Jessica Manuel, Faith Ndukwana, Terry Pheto, Leslie Mongezi.

Sinopsis: Narra la vida de James Gregory, un sudafricano blanco, guardián de prisión a cargo de Nelson Mandela, desde la encarcelación de este último en los años 60 hasta su liberación en 1990. Durante 25 años, Gregory se ocupó de Mandela día tras día. Fue su carcelero, su censor, pero también su confidente, desde Robben Island hasta Pollsmoor, y finalmente en Victor Verster, donde fue liberado en 1990. Gregory recibió órdenes de espiar a Mandela porque entendía su idioma nativo. Nadie esperaba que pudiera haber una cierta amistad entre dos hombres tan radicalmente opuestos. Y sin embargo, la influencia de Mandela cambió para siempre el mundo de Gregory.

PROYECCIONES


TERUEL: Lunes 19 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

¿Está superado el apartheid? ¿Está superado el racismo? Quizá no, quizá está cada vez más presente, en uno u otro sentido. Eso es lo que sucede cuando no consideramos al otro como una persona, sino como un rival, alguien que quiere quitarnos lo que tenemos.

Adiós Bafana es una coproducción europea dirigida por Bille August, galardonado con un Óscar por Pelle el conquistador y director también de La casa de los espíritus y Los miserables, entre otras. La acción comienza en los años sesenta y narra la prisión de Nelson Mandela, interpretado por Dennis Haysbert; la trama va desarrollando la relación de éste con James Gregory (al que da vida Joseph Fiennes), su carcelero, censor y confidente, a lo largo de distintas cárceles, desde Robben Islan hasta Victor Vesrster, pasando por Pollsmoor.

A lo largo de la película se va mostrando la realidad de la vida en Sudáfrica durante casi treinta años, la vida de blancos y negros en una sociedad dominada por los primeros. La cuestión de fondo que debemos plantearnos es si nos asiste el derecho a tener muchas de las cosas que poseemos y a costa de qué podemos tenerlas. ¿Es justo que unos vivamos gracias a la explotación o la marginación de otros? Podemos echar un vistazo alrededor y encontrar mil ejemplos de esto, también en la actualidad, también en nuestra sociedad.

En esta película se trata, digamos que simplemente de que alguien tenga derechos por ser blanco y no los tenga por ser negro.

De esta injusta situación se va dando cuenta poco a poco el carcelero de Nelson Mandela. Nunca se lo había planteado (como ocurre con la mayoría de nosotros), pero va viendo al otro como a un igual y se va haciendo consciente del sistema en el que vive, totalitario y represivo, en el que unos pocos aplastan a muchos.

Es la historia de una amistad naciente, que se va consolidando a medida que el protagonista aprende a ver la realidad desde la posición y con los ojos del otro, superando así convencionalismos y falsos prejuicios, generalmente impuestos por quienes pretenden legislar lo que es bueno o malo, por encima de cualquier cuestionamiento moral.

http://www.solidaridad.net/noticia/6315/adios-bafana

Memoria del Apartheid. 6ª proyección (14 de mayo)

‘Atrapa el fuego’ (Catch a Fire) de Phillip Noyce, 2006
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 14/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
ATRAPA EL FUEGO (Catch a Fire)
País: Estados Unidos-Francia-Reino Unido-Sudáfrica Año: 2006 Duración: 101 min. Color

Dirección: Phillip Noyce.
Guión: Shawn Slovo.
Fotografía: Ron Fortunato y Garry Phillips.
Música: Philip Miller.
Diseño de producción: Johnny Breedt.
Decorados: Melinda Launspach.
Vestuario: Reza Levy.
Montaje: Jill Bilcock.
Intérpretes: Tim Robbins, Derek Luke, Bonnie Henna, Mncedesi Shabangu, Tumisho K. Masha, Sithembiso Khumalo, Terry Pheto, Michele Burgers, Mpho Lovinga, Mxo, Jessica Anstey, Charlotte Savage.

Sinopsis: Antes de que Patrick Chamusso se convierta en uno de los militantes más respetados del Congreso Nacional Africano, trabaja como capataz en una refinería de carbón y vive de espaldas al mundo de la política. Pero, de repente, se le acusa de hacer volar las instalaciones de la refinería, es arrestado y sometido durante días a un interrogatorio implacable. Su mujer también sufre un trato brutal con el fin de arrancarle una confesión. Cuando el jefe de la policía, Nic Vos, ordena la puesta en libertad de la pareja, Patrick se ha convertido ya en un radical.

PROYECCIONES


TERUEL: Miércoles 14 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

Phillip Noyce se ha volcado con el cine reivindicativo. Tras Generación robada y El americano impasible (ambas del año 2002), el realizador australiano firma un nuevo documental acerca de la lucha por la libertad, en esta ocasión rindiendo homenaje a los días de Patrick Chamusso como miembro del Congreso Nacional Africano (CNA).

Atrapa el fuego no es una buena traducción para el título original de esta película. ‘Catch’ significa, efectivamente, ‘atrapar’; sin embargo, no es ‘el fuego’ a lo que Noyce o su guionista, Shawn Slovo, querían referirse con ‘a fire’, sino más bien a ‘una bala’ o ‘un disparo’. La connotación imperativa era tal en Catch a fire y ésta se ha conservado correctamente. Así pues, harían bien en imaginarse a Noyce y Slovo gritándole esa orden a Chamusso, su personaje, en medio de cualquier fuego cruzado de la turbulenta Sudáfrica de los 80. La respuesta sería esa metafórica imagen en la que Chamusso llega a disparar su AK-47 con plena convicción, pero es capaz de percatarse de su error a tiempo y, con la mano que no ha pulsado el gatillo, caza la bala al salir de la boca del fusil antes de que ésta pueda herir a nadie.

Como ven, su título quiere sugerir el concepto del perdón, que es la idea más concluyente de la vida de Chamusso y, por lo tanto, del film. A pesar de ello, no es la única. Asuntos de plena vigencia, veinte años después, como son la democracia y la tiranía (“Veinticinco millones de negros; tres millones de blancos”), la lucha por la libertad o las raíces del terrorismo (“Cuando miro a un hombre no veo a un terrorista, veo a un ser humano”) forman parte de este amplio conglomerado que funciona muy bien como muestra documental política del país africano, pero bastante mal en su enfoque como biopic al uso. La prueba más evidente de ello es el desplazamiento que Noyce ha infligido a la carga dramática hacia la relación de su protagonista con Nic Vos, coronel del escuadrón antiterrorista, supliendo con la improvisación de su elenco las escenas de drama familiar.

Hay que resaltar, muy por encima de cualquier otro elemento argumental, la mencionada relación entre hombre blanco poderoso y hombre negro honesto injustamente acusado y deshonrado por el apartheid (políticas racistas). El viejo truco (imperdonable a estas alturas) del secreto que entraña la perdición para lo privado, pero la salvación para lo público, se ve de sobras eclipsado por la excelente interpretación de Tim Robbins y Derek Luke durante los primeros tres cuartos de hora, proporcionando algunas escenas de altísima tensión. En ellas, la interesante convicción de que es posible construir la democracia sin violencia mantiene un pulso constante con la mirada vigilante de un gobierno bajo asedio, que encuentra en el personaje de Robbins su brazo más benevolente y quizá incluso justo, aunque de todos modos implacable. La conclusión de Noyce y Slovo, avalada en parte por la historia de Chamusso, es que, incluso usando como intermediarios para el conflicto al blanco y al negro de más buen hacer, la conciliación no es posible, por lo menos a priori.

Con este heterogéneo combinado de elementos, que danzan en torno a la ansiada libertad colectiva, pero también de la individual arrebatada, se forja una primera mitad que contextualiza de forma excepcional el entorno donde Noyce quiere colocar a la audiencia, de modo que no tendrán que culturizarse fuera de la sala para estar bien ubicados una vez dentro. Junto con Ron Fortunato y Garry Phillips, responsables de fotografía, el director ha hecho ese trabajo por el espectador. Es una lástima que no pueda decirse lo mismo de Jill Bilcock, que en esta ocasión, y muy especialmente en la segunda mitad de metraje, ha montado algunos centímetros de cinta mediocres (amén de la escena de los funerales cruzados). Hay que decir que, en el tramo final, el guión no le acompañaba. El giro determinante en la vida de Chamusso lo es también para el largometraje, que abandona el sendero del drama e introduce la acción, vigorosa y directa, haciendo de rogar el reencuentro de dos hombres que arrastran asuntos pendientes por el hecho de vivir en un territorio hostil.

Phillip Noyce cierra, tomando el trasfondo bélico de El americano impasible y el conflicto racial de Generación robada, su particular trilogía sobre cómo las absurdas confrontaciones derivadas de la lucha por el poder toman una dimensión trascendental a la hora de ilustrar la naturaleza humana. Su rica mezcla sonora, tanto por el hilo musical típicamente africano de Philip Miller como por la multitud de lenguas habladas en Sudáfrica y sus inmediaciones (afrikáans, inglés, holandés, portugués), y respetadas en esta obra, halla a su vez su particular agregado con los cánticos revolucionarios del CNA. Pero la política de mezclas no ha cuajado cuando se ha hecho llegar hasta las bases del guión, en el que sobraban las persecuciones y los excesos biográficos. Quédense con que, más por fortuna que por validez metódica, les aguarda el final feliz que efectivamente sucedió y que ansiarán conocer.

http://www.labutaca.net/films/44/catchafire2.htm

Memoria del Apartheid. 5ª proyección (13 de mayo)

‘Llanto por la tierra amada’ (Cry, the Beloved Country) de Darrell Roodt, 1995
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 13/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)
Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
LLANTO POR LA TIERRA AMADA (Cry, the Beloved Country)
País: Sudáfrica-Estados Unidos Año: 1995 Duración: 101 min. Color

Dirección: Darrell Roodt.
Guión: Ronald Harwood basado en la novela de Alan Paton.
Fotografía: Paul Gilpin.
Música: John Barry.
Diseño de producción: David Barkham.
Dirección artística: Roland Hunter.
Decorados: Emilia Roux.
Vestuario: Ruy Filipe.
Montaje: David Heitner.
Intérpretes: James Earl Jones, Richard Harris, Vusi Kunene, Leleti Khumalo, Charles Dutton, Dolly Rathebe, Eric Miyeni, Jack Robinson, Jennifer Steyn.

Sinopsis: Sudáfrica, 1946. Faltan dos años para que se instaure el régimen del apartheid, el racismo institucionalizado. Los destinos del sacerdote negro Stephen Kumalo y el terrateniente blanco James Jarvis se cruzan trágicamente cuando ambos deben hacer frente a una tragedia: el hijo del primero es detenido y condenado a la horca por matar al hijo del segundo, que por otra parte estaba entregado a la causa de la igualdad.

PROYECCIONES

TERUEL: Martes 13 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

Y de repente descubres una película que no entiendes como ha pasado sin pena ni gloria ya no solo por las salas de cine, si no que creo que nunca la han dado por televisión.

En el año 1948 se aprobó en Sudáfrica el llamado apartheid que impedía la convivencia entre negros y blancos, los negros no podían pisar las zonas destinadas a los blancos y viceversa. De esa manera se hace legal una situación que muchos blancos añoraban… ¿Qué es eso de mezclarte con un ser inferior que sólo crea problemas. Este largometraje, basado en la homónima novela de Alan Paton, sitúa una irónica situación producida entre personas de esas dos etnias.

La película transcurre en Sudáfrica en 1946. Dos padres interpretados estupendamente por Richard Harris y J.E. Jones, cuyas vidas se cruzan por culpa de sus hijos. Richard Harris es rico terrateniente; su hijo, activista que lucha por la igualdad racial en su país, es asesinado por los negros; ironía que endurece sus prejuicios. James E. Jones es un reverendo negro, bueno, piadoso que vive en el campo. En una visita descubre que su hijo se encuentra implicado en el asesinato del hijo de Harris y es condenado a la horca.

Dos grandes actores: James Earl Jones y Richard Harris, confrontan la personalidad noble y vulnerada de un hombre de iglesia, contra el carácter recio de un terrateniente que acaba de perder a su hijo a manos del hijo de aquél. Está próxima la época infame del Apartheid y este hecho presagia el endurecimiento de los colonizadores europeos contra los nativos en desventaja.

Jamás comprenderemos que un hombre pueda ser rechazado por el simple, y natural hecho, de tener un color de piel distinto. Esto da cuenta de una invidencia humana que no tiene límites. ¿Cuántos siglos, y cuántas vidas más, tardaremos en comprender que todos somos hermanos?
La historia, aparentemente un alegato antirracista, se transforma en una reflexión sobre como las personas, aunque educadas con unos determinados valores, cambian o son sacudidos por las situaciones en las que se ven inmersos, así el chico negro educado en la tolerancia racial y en la bondad por un presbítero negro ocasiona una tragedia violenta, mientras que el hijo blanco de un acaudalado terrateniente afrikaneer es un activista blanco en pro de los derechos de todas las razas…

Esta es la clase de cine que se merece un lugar en la memoria de todos los hombres.

http://diariocinefiloclasico.blogspot.com.es/2012/02/llanto-por-la-tierra-amada-1995.html

Memoria del Apartheid. 4ª proyección (12 de mayo). No disponible

Memoria del apartheid. 3º proyección (7 de mayo)

‘Una árida estación blanca’ (A Dry White Season) de Euzhan Palcy, 1989
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 07/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
UNA ÁRIDA ESTACIÓN BLANCA (A Dry White Season)
País: Estados Unidos Año: 1989 Duración: 107 min. Color

Dirección: Euzhan Palcy.
Guión: Colin Welland y Euzhan Palcy basado en la novela de André Brink.
Fotografía: Kelvin Pike y Pierre-William Glenn.
Música: Dave Grusin.
Diseño de producción: John Fenner.
Dirección artística: Mike Philips.
Decorados: Peter James.
Vestuario: Charles Knode.
Montaje: Sam O’Steen y Glenn Cunningham.
Intérpretes: Donald Sutherland, Janet Suzman, Jurgen Prochnow, Zakes Mokae, Susan Sarandon, Marlon Brando, Winston Ntshona, Thoko Ntshinga, John Kani, David De Keyser.

Sinopsis: Sudáfrica, años setenta. El prestigioso profesor blanco Ben du Toit ha vivido toda su vida al margen de los horrores e injusticias del apartheid sudafricano. Nunca quiso tomar partido. Cuando el hijo de su jardinero negro es arrestado en Soweto durante una manifestación de protesta, Ben piensa que la policía tiene sus razones. Pero cuando el chico es detenido otra vez por la policía y no regresa a casa, Ben promete a su jardinero investigar el incidente. Decidido a que se haga justicia, contrata al abogado Ian McKenzi para que represente a la familia Ngubene durante la investigación, pero el juez hace caso omiso de las pruebas presentadas y exonera a la policía. Pero Ben no está dispuesto a tirar la toalla…

PROYECCIONES

TERUEL: Miércoles 7 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

Fue Sudáfrica, no hace mucho, un país como tantos otros han sido. Un país donde una facción minoritaria pero poderosa (los afrikáners o bóers) impuso su ideología racista durante muchos años, donde hasta los blancos menos segregacionistas se escudaban en el “algo habrán hecho” para no hacer frente a sus remordimientos, para apartar la mirada de los acontecimientos que estaban llegando a conocimiento de todo el mundo. El país del «apartheid».

Esta película, cuyo rodaje se inició en el año 89 cuando aún existían todas las leyes que respaldaban esa segregación (unos meses antes del estreno tuvo lugar el golpe de De Klerk, que supuso el inicio del fin de las mismas), tuvo que rodarse entre Inglaterra y Zimbabwe, y surgió como un grito más que quería unirse a la enorme presión internacional que reclamaba el fin de las discriminaciones en el país. Contó inmediatamente con el apoyo de actores muy comprometidos con la causa, entre ellos Donald Sutherland, Susan Sarandon y Marlon Brando, quien, aun con todos los defectos que pudieran achacársele como persona, siempre estuvo dispuesto a echar una mano en estas labores, dando lo máximo de su descomunal talento aunque sus 160 kilos le permitieran poco menos que arrastrarse por los platós.

Adapta la novela homónima de André Brink, un reputado profesor que decidió enfrentarse al gobierno sudafricano con muchas de sus novelas. La historia toma como punto de partida el levantamiento estudiantil en el gueto de Soweto de 1976, en el que una manifestación en contra de la sustitución del inglés por el afrikáans en las escuelas fue reprimida con una fuerza desmedida que acabó con las vidas de 23 personas, para centrarse luego en el caso de un profesor blanco que comienza a abrir los ojos e intenta hacer algo para ayudar a la familia de su jardinero, cuyos hijos desaparecieron en esa masacre sin ninguna explicación por parte del gobierno.

Con este tipo de películas suelen olvidárseme los aspectos técnicos. Es cierto que aquí el director no puede alardear de haber establecido un punto de inflexión en la historia de la narración cinematográfica, pero ¿es eso un problema? Los recursos empleados se limitan a un par de flashbacks, a un par de juegos con el zoom para reforzar el clímax… Nada demasiado elegante ni sofisticado, pero suficiente. Sinceramente, creo que en este caso no ha sido mala opción dejarse llevar por los actores. Yo, por lo menos, no me aburrí ni un instante.

http://www.filmaffinity.com/es/user/rating/273407/951044.html

Memoria del Apartheid. 2ª proyección (6 de mayo)

‘Un mundo aparte’ (A World Apart) de Chris Menges, 1988
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 06/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
UN MUNDO APARTE (A World Apart)
País: Reino Unido-Zimbabue Año: 1988 Duración: 105 min. Color

Dirección: Chris Menges.
Guión: Shawn Slovo.
Fotografía: Peter Biziou.
Música: Hans Zimmer.
Diseño de producción: Brian Morris.
Dirección artística: Mike Philips.
Vestuario: Nic Ede.
Montaje: Nicolas Gaster.
Intérpretes: Barbara Hershey, David Suchet, Jeroen Krabbe, Yvonne Bryceland, Rosalie Crutchley, Paul Freeman, Albee Lesotho, Linda Mvusi, Tim Roth, Jodhi May.

Sinopsis: En los años 60, un matrimonio blanco que está comprometido con la lucha antisegregacionista en Sudáfrica ha de sufrir multitud de presiones y acusaciones de todo tipo que culminan con la huida del país por parte del marido. Una niña, hija del matrimonio, será testigo de los acontecimientos. Esto hará que tome decididamente parte a favor de los derechos de la población negra.

PROYECCIONES

TERUEL: Martes 6 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

Shawn Slovo, hija de la periodista Ruth First y el abogado Joe Slovo, ambos miembros del Congreso Nacional Africano, y él ideólogo principal del movimiento antiapartheid, es la guionista y gestora de la película Un mundo aparte, estrenada en Madrid el 24 de octubre de 1988 con una gala benéfica a favor del Comité Antiapartheid de Madrid con motivo del Día de las Naciones Unidas, dedicado a este conflicto. Esta película, estrenada en el festival de Cannes ese año, recibió el Gran Premio Especial del Jurado y la distinción a la mejor interpretación femenina, a Barbara Hershey, Jodhi May y Linda Mvusi. Shawn Slovo, guionista profesional, se planteó Un mundo aparte como un testimonio personal sobre sus vivencias como niña e hija de dos profesionales blancos que se comprometieron con la causa antiapartheid en los años sesenta. “Mi familia fue al exilio en 1964, y la película está basada en los meses anteriores a nuestra salida de Suráfrica”, dice Shawn Slovo. “Coincide con los primeros momentos de represión tal como la conocemos ahora en este país, que hasta entonces conocía sólo la resistencia pacífica”.

“Mi madre fue la primera mujer blanca que sufrió lo que entonces se llamaba La ley de 90 días, tiempo que un preso podía ser retenido sin cargos y sin juicio. En 1978 ella regresó a Mozambique para seguir trabajando, y en 1982 fue asesinada por una carta bomba enviada desde Suráfrica”.

“Escribí el guión adoptando el punto de vista de una niña de 13 años porque pensé que sería más accesible a un público occidental que se plantea las mismas preguntas sobre un asunto que desconoce en su complejidad”, comentó Shawn Slovo.

La actriz Linda Mvusi afirma que la película retrata un momento crucial en la vida de ese país. “El filme nos ha dado la oportunidad de retratar lo que fue esa época a pesar de la represión que ha habido para ocultarlo. Chris Menges, el director, insistió en trabajar con el mayor número de gente que hubiese vivido esos años y estuvo abierto a nuestras aportaciones personales. Esta película tiene además la ventaja de no tratar el apartheid con los estereotipos paternalistas del cine occidental”.

http://elpais.com/diario/1988/10/25/cultura/593737213_850215.html

Memoria del Apartheid. 1ª proyección (5 de mayo)

‘Grita Libertad’ (Cry Freedom) de Richard Attenborough, 1987
Ciclo de cine Memoria del Apartheid (Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 05/05/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
GRITA LIBERTAD (Cry Freedom)
País: Reino Unido Año: 1987 Duración: 151 min. Color

Dirección: Richard Attenborough.
Guión: John Briley basado en los libros “Biko” y “Asking for Trouble” de Donald Woods.
Fotografía: Ronnie Taylor.
Música: George Fenton y Jonas Gwangwa.
Diseño de producción: Stuart Craig.
Dirección artística: John King.
Decorados: Michael Seirton.
Vestuario: John Mollo.
Montaje: Lesley Walker.
Intérpretes: Kevin Kline, Penelope Wilton, Denzel Washington, John Hargreaves, Kevin McNally, Alec McCowen, Zakes Mokae, Ian Richardson, John Thaw, Josette Simon, Timothy West.

Sinopsis: Donald Woods es un periodista blanco y liberal que empieza a seguir las actividades de Steve Biko, un activista negro antiapartheid, en un momento clave de la historia del país. Donald conoce a Steve y se hacen amigos hasta que éste es brutalmente asesinado en 1977, a manos de la policía. Afligido por la muerte de su amigo, Donald decide dar a conocer la verdad sobre su vida y su muerte. Sin embargo, tanto él como su familia deberán pagar un precio muy alto que significará abandonar todo aquello que aman.

PROYECCIONES

TERUEL: Lunes 5 de mayo, a las 19 h

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.
ENTRADA LIBRE

Comentario del film:

Es bien conocida la afición de Richard Attenborough (en su faceta de director) por el acercamiento a figuras eminentes del siglo pasado, ya sea mediante la fórmula del biopic, como es el caso de Ghandi y Chaplin, o mediante narraciones que incorporan un capítulo vital de esos personajes, como fue el caso de C.S. Lewis en Shadowlands o de Steve Biko (y Donald Woods) en esta Cry Freedom. Para quien no conozca la figura de Biko, decir que fue uno de los adalides de la causa contra el apartheid sudafricano, un hombre de formación liberal que lideró diversos movimientos estudiantiles, fundó y se convirtió en editor de una publicación, la “Revista Negra”, y trabajó en el Programa de la Comunidad Negra, en Durban, para el desarrollo político y socio-económico de los hermanos de la comunidad negra de Sudáfrica. Torturado y asesinado por la policía en 1977, cuando apenas contaba veintinueve años de edad, se convirtió en uno de los símbolos del movimiento negro. Más que narrar la vida de Biko, Cry Freedom pone en imágenes pasajes del libro Biko, editado por el periodista sudafricano (blanco) Donald Woods en el exilio, y principalmente narra el modo en que Biko y Woods entraron en contacto y el proceso de concienciación que surgió de esa amistad, una de las simientes de la apertura a los foros internacionales de la denuncia contra el apartheid.

La película maneja los grandes temas que propone con más pericia de la aparente. A pesar de la cierta convencionalidad, quizá puerilidad, que domina la trama, hay una magnífica composición visual descriptiva del lugar y ambientes que el filme refleja, lo que resulta caro a esos propósitos ilustrativos; asimismo, del buen hacer escénico de Attenborough resultan diversas escenas dignas de mención, a menudo que apuntan hacia cierta concepción de la épica (cito ad exemplum la secuencia del speech de Biko en el campo de fútbol –la cámara tarda en enfocar al líder, jugando así con las suspicacias del espectador que sabe que sus pasos están controlados por la policía y cree que se halla escondido entre la gente, y se ha convertido en “una voz” –).

La estructura del filme distingue nítidamente dos segmentos: el primero, larga presentación de la trama, personajes y contexto político-social-cultural, y la segunda, que narra el periplo de Woods para alcanzar la frontera y huir al exilio. No es de extrañar que la secuencia central, que deslinda ambos territorios narrativos, sea la que nos muestra la muerte de Biko, y que esté resuelta con suma inteligencia y un inmenso poderío visual (primero vemos el pie de Biko, y su incapacidad de reacción ante las pruebas médicas que tratan de estimular los reflejos; de ahí el encuadre se abre para mostrar el cuerpo agonizante, desnudo, en el suelo del calabozo, que se halla en penumbra, aunque permitiendo al espectador distinguir los signos de tortura en su cuerpo; cuando es trasladado a Pretoria –un viaje de mil kilómetros, se nos dice– vemos al furgón policial ir chocando con varios baches de la carretera mal asfaltada, y a la cabeza del exangüe Biko ir rebotando contra un duro soporte; hasta que la cámara se congela).

Del libreto de John Briley que adapta la obra de Woods, más que su corrección (por concisión) expositiva me llamó poderosamente la atención el último requiebro que propone en la película: en los últimos compases del filme se van introduciendo flash-backs: mientras Woods culmina su huida del país, la cámara va recogiendo sketches sobre los actos y palabras de Biko que Woods atestiguó, y cuyo sentido aparece renovado por la posibilidad de ser escuchados por todo el mundo (pues ése es el propósito de Woods que llevará a buen puerto desde su exilio en Londres). Sin embargo, sorprende sobremanera el último de esos flash-backs, que rompe con el tono precedente y nos muestra una secuencia multitudinaria, uno de los más tristes capítulos de aquella lucha contra la segregación: la matanza de los estudiantes de Soweto, acaecida en junio de 1976, cuando el ejército dispersó a tiros a miles de estudiantes, segando la vida de muchos adolescentes y hasta niños. El sentido de aquel último flash-back es, a poco de pensarlo, idéntico al del resto, que nos muestran el rostro sonriente de Denzel Washington: el sentido de la lucha, la lucha por la dignidad y la justicia; pero buscando el filme de cierto rigor histórico, no obvia ese auténtico clímax amargo: el precio que se paga por la prosecución de la dignidad y la justicia.

http://voiceover.blogdiario.com/1185544020/grita-libertad/

Nuevo ciclo Aula de cine. Memoria del Apartheid

Ciclo de Cine Mayo “Memoria del Apartheid”
(Zaragoza, Huesca y Teruel)
Fecha 05/05/2014-09/06/2014
Lugar
Teruel: CMU Pablo Serrano (Ciudad Escolar, s/n)


Hora
Entrada Libre
Organiza Vicerrectorado de Cultura y de Política Social de la Universidad de Zaragoza – Área de Cultura
Colabora Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel
PROGRAMA

ZARAGOZA HUESCA TERUEL
05/05 14/05 05/05 Grita libertad (Cry Freedom)
de Richard Attenborough. 151 min. 1987, Reino Unido
06/05 19/05 06/05 Un mundo aparte (A World Apart)
de Chris Menges. 105 min. 1988, Reino Unido-Zimbabue
07/05 21/05 07/05 Una árida estación blanca (A Dry White Season)
de Euzhan Palcy. 102 min. 1989, Estados Unidos
12/05 26/05 12/05 Bopha!
de Morgan Freeman. 114 min. 1993, Estados Unidos
13/05 28/05 13/05 Llanto por la tierra amada (Cry, the Beloved Country)
de Darrell Roodt. 101 min. 1995, Sudáfrica-Estados Unidos
14/05 02/06 14/05 Atrapa el fuego (Catch a Fire)
de Phillip Noyce. 101 min. 2006, Estados Unidos-Francia-Reino Unido-Sudáfrica
19/05 04/06 19/05 Adiós Bafana (Goodbye Bafana)
de Bille August. 113 min. 2007, Alemania-Francia-Bélgica-Sudáfrica-Italia-Reino Unido-Luxemburgo
20/05 09/06 20/05 The Bang Bang Club
de Steven Silver. 108 min. 2010, Canadá-Sudáfrica
Lugar de celebración en Teruel
Colegio Mayor Pablo Serrano
(Ciudad Escolar, s/n)
Las sesiones comenzarán a las 19:00 horas

Siempre que sea posible las películas se visionarán en V.O.S.E.

ENTRADA LIBRE

Este ciclo ha sido organizado por el Área de Cultura del Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza y coordinado por Luis Antonio Alarcón.

Conferencia Marta Marco

cartel_04_Marta_Marco_opt

Visita de la Defensora Universitaria el 12 de mayo.

El próximo día 12 de mayo, lunes, se desplazará a Teruel la Defensora Universitaria, Mª José Rabanaque para atender a los miembros de la comunidad universtaria.
Como en ocasiones anteriores se podrá solicitar cita a traves del correo electrónico:

defensor@unizar.es

Horario de atención: 11:00 – 14:30

Lugar: Sala de reuniones edificio Vicerrectorado (1ª planta).


Saludos cordiales.

Exposición

especiesdeespacios2014_15MB

CHARLA INFORMATIVA SOBRE MOVILIDAD INTERNACIONAL.UNIVERSA (9 de abril)

Cartel Charla Internacional Campus Teruel 9 de Abril1

Vicerrectora de Cultura y Política Social

cartel_02_Concha_Lomba