Archivo del 27 Octubre 2014

Semana micológica en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas

CARTEL SETAS 2014

Aula de cine. Un paseo por el cine cubano (proyección 29 de octubre)

El Benny (Ciclo ‘Un paseo por el cine cubano’)

País: Cuba Año: 2006 Duración: 120 min. Color

Fecha:

De 29/10/2014 hasta 03/11/2014

Lugar:

Lugar de celebración en Zaragoza: Salón de Actos de la Biblioteca María Moliner de la Facultad de Filosofía y Letras (Campus Plaza San Francisco)

Lugar de celebración en Huesca: Facultad de Empresa y Gestión Pública (Plaza de la Constitución, 1.

Lugar de celebración en Teruel: Colegio Mayor Pablo Serrano (Ciudad Escolar, s/n).

Horario:

Huesca: 29 de octubre. 19 horas;
Teruel: 28 de octubre.19 horas;
Zaragoza: 28 de octubre. 19 horas;

Organizadores:

Área de Cultura. Vicerrectorado de Cultura y Política Social

Colaboradores:

Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel, Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Empresa y Gestión Pública de Huesca, Colegio Mayor Pablo Serrano de Teruel

Entrada:

Libre hasta completar aforo

Dirección: Jorge Luis Sánchez.

Guión: Abrahán Rodríguez y Jorge Luis Sánchez.

Fotografía: José Manuel Riera.

Música: Juan Manuel Ceruto.

Direción de producción: Olga María Fernández.

Dirección artística: Erick Grass.

Vestuario: Nanette García.

Montaje: Manuel Iglesias.

Intérpretes: Renny Arozarena, Enrique Molina, Mario Guerra, Carlos Ever Fonseca, Limara Meneses, Isabel Santos, Salvador Wood, Laura de la Uz, Carlos Massola, Kike Quiñonez, Félix Pérez, Cheryl Zaldívar, Husmel Díaz, Bárbara Hernández.

Sinopsis: Recién llegado de México, donde consolidó su carrera a finales de los años cuarenta, Benny Moré es el artista que a través de la música y del baile hace delirar a las multitudes. Un político adinerado lo contrata para que ofrezca una actuación de carácter electoral. El desgaste de la traición le hace fracasar en su empeño de armar la añorada jazz band e incumple el contrato. Frustrado y bajo los excesos de alcohol y sexo, su vida es caótica. Con no poco esfuerzo vuelve armar su banda y triunfa. Una venganza de viejos tiempos lo envuelve en un conflicto policial en Venezuela del que sale absuelto. Famoso y con dinero, reconstruye el viejo caserón familiar, obviando la advertencia de su abuelo de que encontrará la muerte quien impida que el caserón no se derrumbe solo. Los desenfrenos de otros tiempos derivan en una severa crisis hepática que lo pone al borde de la muerte, prohibiéndole el médico definitivamente el alcohol. Contra todo pronóstico se recupera y reaparece en los principales cabaret y salones de Cuba. Una noche, en medio de una actuación, confiado por la aparente buena salud, viola la prohibición y se le acaba la vida como lo había soñado.

Profesionalidad, rigor, y mucho corazón es lo que más se aprecia en la película cubana El Benny la que al decir de su director no es un musical convencional, ni una película lineal y cronológica.

Es un largometraje de ficción cuyo gran reto ha sido lograr la resurrección de la Cuba de los años 40 y 50, así como la música del Benny en otra voz, pues sus grabaciones monofónicas y tecnologías de otra época, no tienen la calidad necesaria para esta película en nuestros tiempos.

Al Benny lo interpreta el actor Renny Arozarena, quien se vio en la necesidad de adelgazar y estudiar psicológica y físicamente al músico. Su actuación es bien convincente y tan fuertemente lograda, que en poco tiempo el espectador se olvida del casi ningún parecido entre este hombre y el que representa, porque no se parece en nada físicamente al Bárbaro del Ritmo, a quien interpreta y dobla.

Durante las dos horas que dura El Benny se precia una impecable factura musical, se aprecia que fue un hombre talentoso y con una voz mágica, sensual, maravillosa, a pesar de haber sido un sencillo campesino autodidacta desgarrado por su fuerte adicción al alcohol. En la película se escuchan 42 temas musicales y se refleja el delirio que el Benny provocaba en las multitudes de admiradores.

No es en realidad una película biográfica, narra una historia que empieza cuando Benny Moré acababa de llegar de México ya dentro de la cosecha de la fama mundial.

La línea argumental nos lleva a un Benny que se ve ante la disyuntiva de navegar entre su música, la que siempre le salió impulsada por litros de ron y aguardiente, y la necesidad de ponerle freno a las borracheras constantes para poder estar junto a la mujer amada o para no morir, como lamentablemente sucedió.

El personaje está tomado a discreción con la intención de montarnos una colorida ficción, con matices costumbristas y cuadros llenos de música potente, de bares, neón, luces rojas y mucha diversión, tal como era La Habana que vivió Benny Moré.

Aparecen las calles atestadas de gente y la vida nocturna de gozo, cantinas y casinos; en esta ciudad que también llevaba a cabo discretamente su lucha contra los métodos represivos y dictatoriales de Fulgencio Batista. De repente surge en medio de la pantalla aquel Benny con sus pantalones amplios de estilo chuchero, sus impecables camisas blancas, los zapatos de dos tonos, el sombrero alón y el inseparable bastón marcando el compás frente a su banda y dando pasillos con aquel estilo inconfundible e irrepetible.

El Benny, nos canta una y otra vez en la voz del trovador santiaguero Juan Manuel Villi, cuyo timbre sorprende por su riqueza melódica y por el parecido al del Benny porque ninguno de los temas tiene el sonido original del ídolo.

Los cortes cronológicos son los detalles menos logrados del filme, no siempre afortunados a la hora de darnos una idea de la historia de Benny Moré y un manejo a veces liviano de su drama personal, pero ello no la desmerita al ser valorada como una obra poderosamente sensible y perfeccionista.

Los rutilantes escenarios con la figura del Benny, los bailadores y la vida nocturna habanera de a mediados del pasado siglo cubren las expectativas del más exigente de los espectadores.

Mucho sonará aún esta película que la “cinematografía musical cubana debía al Benny”, al decir de una amigo.

http://jrisquet.blogspot.com.es/2006/08/el-benny.html

Más información en

http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2006/07/24/variedades/24856

http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2006-07-23/estrenan-pelicula-sobre…

Aula de cine. Un paseo por el cine cubano (proyección 28 de octubre)

Fresa y chocolate (Ciclo ‘Un paseo por el cine cubano’)

País: Cuba-México-España Año: 1993 Duración: 110 min. Color-B/N

Fecha:

De 28/10/2014 hasta 29/10/2014

Lugar:

Lugar de celebración en Zaragoza*: 18 horas. Aula Magna del Edificio Paraninfo. Programación especial dentro de los actos de la Cátedra José Martí. Posterior charla-coloquio, a las 20 horas con Vladimir Cruz, protagonista de la película.

Lugar de celebración en Huesca: Facultad de Empresa y Gestión Pública (Plaza de la Constitución, 1.

Lugar de celebración en Teruel: Colegio Mayor Pablo Serrano (Ciudad Escolar, s/n).

Horario:

Huesca: 29 de octubre. 19 horas;
Teruel: 28 de octubre.19 horas;
Zaragoza: 28 de octubre. 18 horas* (horario especial)

Organizadores:

Área de Cultura. Vicerrectorado de Cultura y Política Social

Colaboradores:

Vicerrectorados de los campus de Huesca y Teruel, Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Empresa y Gestión Pública de Huesca, Colegio Mayor Pablo Serrano de Teruel

Entrada:

Libre hasta completar aforo

Dirección: Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío.

Guión: Senel Paz, con la colaboración de Tomás Gutiérrez Alea, basado en su cuento “El lobo, el bosque y el hombre nuevo”.

Fotografía: Mario García Joya.

Música: José María Vitier.

Diseño de producción: Fernando Pérez O’Reilly.

Vestuario: Miriam Dueñas.

Montaje: Osvaldo Donatién, Rolando Martínez y Miriam Talavera.

Intérpretes: Jorge Perugorría, Vladimir Cruz, Mirta Ibarra, Francisco Gattorno, Joel Angelino, Marilyn Solaya, Andrés Cortina, Antonio Carmona, Ricardo Ávila, María Elena del Toro, Zolanda Oña, Diana Iris del Puerto.

Sinopsis: David es un comunista convencido que estudia sociología en la Universidad de La Habana. Diego es un artista homosexual acosado por la homofobia del régimen castrista.  Ambos se conocen. Tras una primera fase de tensión, no sólo por motivos personales, sino también por los prejuicios creados por la sociedad, la fascinación que siente el joven por la gran cultura del hombre va dando lugar a una profunda amistad basada en el amor que sienten dos seres humanos. En medio, se cruza la vecina de Diego, una mujer madura y agobiada por la soledad.

La película está basada en el cuento El lobo, el bosque y el hombre nuevo de Senel Paz. Es la única película cubana que ha estado nominada al Oscar en toda su historia. En Cuba la película en seguida fue un auténtico fenómeno de taquilla: en la isla se estrenó a finales de 1993, en febrero triunfó en Berlín, en abril se estrenó en España y el otoño posterior llegó a los Estados Unidos. Está considerada una de las películas de habla hispana más polémicas de los 90 al tratar temáticas tan espinosas como la dictadura castrista y la homofobia. Cuba actualmente no reconoce a nivel legal las parejas del mismo sexo. Es la obra más conocida de Tomás Gutiérrez Alea, cubano que estudió cine en Roma y que fundó junto a otras personalidades de la cultura y el cine cubano el llamado Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Dirigió más de veinte películas, las dos últimas (Fresa y chocolateGuantanamera) al alimón con su amigo Juan Carlos Tabío. Alea murió el 16 de abril de 1996 a los 68 años.

Fresa, porque es una película alegre, dulce. Un vodevil tronchante excelentemente defendido por sus actores. La película solo precisa de pocos escenarios y el diálogo constante de sus tres protagonistas para ganarse el afecto y arrebatar el corazón de la audiencia. Contados escenarios filmados entre la belleza y la asfixia, como esa Habana que se cae a pedazos y que sigue conservando su encanto. Y chocolate, mucho chocolate negro, porque es una película desangelada, triste. Un cuento sobre la tolerancia, la necesidad de abrir puentes, de acercarse al otro, de ponerse en la piel de nuestro vecino, de entender la revolución no como una causa egoísta o idealista sino como una lucha por el bien social. Es la crónica oscura de una dictadura que mata la creatividad, que crispa, que enfrenta, que aniquila el arte y a sus artistas, que exilia, que olvida sus referentes, que acaba con las raíces, que no respeta a sus intelectuales, que no mira al pasado para acabar en el presente con los errores del pretérito. El bol que une las dos bolas de helado es la homosexualidad, pero no es tanto un film sobre la realidad gay oprimida por regímenes dictatoriales, que también, como un cuento sobre la necesidad de comprender y escuchar. Eso es lo que hacen los protagonistas. Ese es el cambio que se produce en el personaje de David, un títere con más ideología que ideas que encontrará en la mirada del otro la intuición y luego la certeza de un mundo rico en pensamientos y vivencias. Y con ellos el público se alimenta, porque escuchar sus diálogos es una lección de cine fresco y veraz, mezcla de opereta y crítica social, y al mismo tiempo una constante fuente de inspiración e ideas. Al coger la cuchara y jugar a remover los dos sabores sale un postre exquisito con su regusto trágico y su pizca de optimismo. Imposible no evocar la sombra del castrismo, del franquismo y de otros horrores. Es vitalista y lapidaria. Humana y cruel. Con contrastes. Como la vida misma. Un cine para sentir y para pensar. Para sentirse bien y para marcarse una buena sesión de psicoanálisis y autocrítica. En el bote pequeño está la mejor confitura: Fresa y chocolate es un triunfo.

http://cachecine.blogspot.com.es/2012/09/oscars-1994-fresa-y-chocolate-d…

Más información en

http://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2014/02/26/luciano-castil…

http://www.publico.es/culturas/453219/cuba-y-la-vigencia-de-la-pelicula-…